El origen de Tarraco

Historia

Los romanos llegaron a lo que ahora es Tarragona al inicio de la segunda guerra púnica (218 aC), cuando Cneo Cornelio Escipión, para afianzar la nueva dominación romana desde Empúries hasta el río Ebro, atacó un campamento cartaginés situado en el borde de un poblado ibérico llamado Kese, en la parte baja de la actual Tarragona, cerca de mar. Poco después Tarraco se convirtió en la principal base de invernada de los ejércitos romanos de Hispania, comandados por los hermanos Escipión, y, muertes éstos, por Publio Cornelio Escipión el joven. Por eso Plinio calificó la ciudad de Scipionum opus, obra de los Escipiones (Historia natural, III, 4, 21). El campamento militar se situó arriba de la colina que dominaría la futura área de la ciudad y se rodea de una sólida muralla.

Desde el siglo I aC al II dC Tarraco conoce una gran prosperidad económica paralela al favor imperial, pero a finales del mismo siglo II dC parte de las élites de la ciudad sufrieron la represión del emperador Septimio Server por haber apoyado a su rival Albino. A partir de entonces se inicia la decadencia de la ciudad, a pesar de que tendrá períodos de reavivamiento. El 260 Tarraco fue devastada por los francos. Con la reforma administrativa de Diocleciano la provincia Tarraconense quedó muy reducida y, ya bajo los reyes visigodos, en el siglo V, pierde la capitalidad a favor de Barcino y Toledo. Sin embargo la continuidad de la sede del obispo metropolitano le aseguró un papel todavía importante.

Desde el siglo III dC el núcleo urbano sufrió una fuerte transformación: el área residencial, en la parte baja de la ciudad, se fue despoblando progresivamente, mientras que los grandes espacios del foro y del circo de la zona alta perdieron sus funciones públicas para llenarse de viviendas, que aprovechaban las estructuras de los antiguos monumentos acaecidos obsoletos. Asimismo surgieron nuevos edificios menos magnificentes de representación política o religiosa (basílicas cristianas, la iglesia catedralicia …). De esta manera la ciudad tardorromana, replegada entre las murallas de la parte superior y el circo -al igual que la medieval-, quedará muy reducida respecto a los períodos anteriores. Tarragona no volverá a tener la extensión que tenía en la primera etapa del Imperio hasta el siglo XX.

Recintos históricos de la ciudad de Tarragona: Anfiteatro Romano

anfiteatro

El anfiteatro de Tarraco es uno de los monumentos más importantes y mejor conservados de la ciudad y fue fundamental en el reconocimiento de TARRAGONA como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Con su forma oval y unas dimensiones de 109,5 x 86,5 m, el anfiteatro romano fue construido fuera del núcleo urbano pero muy próximo al mar para facilitar la descarga de los animales que participaban en los espectáculos. Y es que, en este espacio se organizaban tres tipos de actividades: las luchas de gladiadores, las luchas o cacerías de fieras y el juicio de los condenados a muerte. También hay estudios que aseguran que se organizaban orgias con los emperadores y sus esclavas, asi que estas paredes han sido testigos de videospornogratisx durante años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *